La niña alemana, de Lucas Correa

23 marzo 2017


Antes de que la II Guerra Mundial estallara, la vida de Hannah Rosenthal, de doce años, era perfecta. Ahora, se ve obligada a huir de Alemania junto a su familia rumbo a otra tierra, otro lugar donde los judíos como ellos todavía son bienvenidos.

Con este objetivo, se embarca junto a sus padres y su buen amigo Leo en el lujoso transatlántico Sant Louis. Sin embargo, sus planes de futuro se ven truncados cuando Cuba, destino del barco, les niega la entrada al país. 

Este hecho, que sucedió en realidad, es el detonante del que parte el autor cubano Armando Lucas Correa para construir la historia de su primera novela, La niña alemana.

Desconocía, pese a que este periodo histórico es una de mis debilidades, que existió tal historia. No sabía que el 27 de mayo de 1939 el Gobierno de Cuba impidió la entrada a las 900 personas que iban a bordo, pese a que contaban con un permiso del Director General de Inmigración del país. Federico Laredo Bru, el presidente de la nación, había emitido un decreto que invalidaba dichos documentos, condenando a todos los que en el barco viajaban a una muerte segura. 

Correa cuenta una historia a dos tiempos, con dos protagonistas que comparten la misma edad. Por un lado, tenemos a Hannah, por el otro a Ana. La primera es la tía abuela paterna de la segunda, y se pone en contacto con ella porque quiere conocerla. Ana perdió a su padre en los terribles atentados del 11-S. Estamos, por tanto, ante dos personajes a los que una tragedia marca para siempre.

Narrada en primera persona, la voz de Hannah no está muy conseguida. A veces, uno se pregunta si está ante una niña o ante una mujer. Creo que el autor no logra hacer creíble esa voz. Este es uno de los principales fallos que tiene la obra, porque hace que la historia no termine de llegar. A mí, personalmente, no me ha emocionado como esperaba. No he conseguido conectar realmente con ninguno de los personajes.

El pasado, pese a todo, funciona mejor que ese presente, mucho más flojito, menos elaborado. Pero lo cierto es que esperaba un mayor desarrollo de la historia del barco, de otros pasajeros, quizá, no solo de Hannah. Este acontecimiento no es más que la excusa que tiene el autor para hilvanar, como decía, la obra.

La niña alemana tiene su parte histórica y un toque de misterio. No he terminado de comprender, sin embargo, la parte romántica, que me ha parecido algo forzada.

Siento que Correa parte de un hecho muy interesante en la Historia, y de plena actualidad, pero que no ha sabido sacarle todo el partido que podría a esa ardua investigación. La novela deja leer bien,  la prosa es muy sencilla y la historia no es compleja. Para mí, es una obra que no deja huella, que podría haber sido más de lo que al final resulta; es interesante, pero le falta ese algo especial. Con todo y con eso, creo que a los lectores a los que les atrae esta época les va a resultar de interés.


DATOS DEL LIBRO
Título: La niña alemana, de Armando Lucas
Editorial: Ediciones B
Año: 2016
ISBN: 9788466660044
Número de páginas: 448

Lolito, de Ben Brooks

14 marzo 2017

Etgar tiene 15 años. Hace novillos y pasa las horas bebiendo con sus amigos, practicando sexo con su novia y viendo vídeos sádicos en Youtube. Cuando descubre, a través de una conocida red social, que la chica con la que lleva saliendo dos años le ha sido infiel, entra en una espiral de autodestrucción aprovechando que sus padres no están en casa. Se mete en la cama, se cubre con el edredón y desea que todo no sea más que una pesadilla. Así, cambia el Nesquik de fresa con té, su bebida favorita, por el vino y las pastillas. 

Quiere olvidar a Alice, con la que rompe por teléfono, y ve en los chats de sexo para adultos una buena oportunidad para conocer a gente nueva. Es así como entra en contacto con una mujer casada y con niños con la que iniciará una extraña relación haciéndose pasar por un treintañero de éxito. 

Lolito, del escritor precoz Ben Brooks, es un libro que nos habla sobre los miedos de la adolescencia, sobre el duro tránsito que resulta hacerse adulto, si bien su protagonista no experimenta el cambio de otros personajes en novelas similares, como las de Caitlin Moran

Etgar es un personaje atípico; a veces es un niño con ganas de descubrir mundo y otras resulta un anciano hastiado de la vida. Es apático, algo hipocondríaco, está perdido y sufre los altibajos propios de la edad, aunque llevados al extremo. Y es que son estos unos jóvenes muy espabilados. Sorprende, por ejemplo, que Alice ya haya pasado por dos abortos con tan solo catorce años. 

La novela es un monólogo interior de Etgar quien, llevado por ese estado depresivo, recuerda los momentos más importantes de su vida. Aquí importa más el cómo se cuenta que el qué; es una obra intimista. 

El lector no llegará a conocer bien a Etgar, aunque la verdad es que ni él mismo sabe quién es. Mucho menos sabrá sobre Macy, la mujer madura con la que este entabla una relación, y eso que este personaje resulta clave en el desenlace del libro, un final que, por otro lado, es precipitado.

Brooks me ha recordado, en cierto sentido, a Ray Loriga, pues su obra está a medio camino entre lo real y lo absurdo, lo experimental. Lolito se lee muy bien, la pluma del británico es minimalista, pero poética, y dibuja un retrato de la adolescencia atractivo.

Desde luego, Lolito no es un libro que guste a todos; posiblemente o te encanta o lo odias. Es de esas raras obras que no tiene término medio, de tan peculiar que resulta.


DATOS DEL LIBRO
Título: Lolito, de Ben Brooks
Editorial: Blackie Books
Año: 2014
ISBN: 9788494167690
Número de páginas: 216

La maldición de los Montpensier, de Francisco Robles

30 noviembre 2016

Sevilla, año 1865. El célebre escultor Antonio Susillo es hallado muerto junto a las vías del ferrocarril. Aunque hay testigos que apuntan a que ha sido un suicidio, hecho que prueban los diversos documentos que el imaginero lleva consigo, el inspector Cranio emprende una investigación para averiguar por qué el hombre con manos de oro ha decidido quitarse la vida.

Este es el arranque de la novela del periodista Francisco Robles, La maldición de los Montpensier, una obra que, aunque en un principio puede parecer policíaca, no lo es. El suicidio de Susillo es la excusa que utiliza el autor para tejer una trama que gira en torno a la figura de la infanta Luisa Fernanda de Borbón, la hermana de la apasionada Isabel II. Ella, y no él, es la auténtica protagonista de esta obra de carácter histórico.

La muerte de Susillo trastorna tanto a la infanta, que sentía un gran aprecio por el gran escultor, que mueve cielo y tierra para que la Iglesia le perdone el pecado y pueda recibir sepultura como Dios manda, salvando así su alma de la condena eterna.

Digamos que la muerte del escultor no tiene el suficiente peso como para justificar que la infanta comience, tal que así, a narrarle su vida a su amiga del alma Cecilia Böhl de Faber, más conocida como Fernán Caballero. Y es que este hecho es el detonante del que parte la historia, convirtiéndose la trama de Susillo en algo completamente secundario, algo anecdótico que podría haberse desarrollado más; el escultor bien merece una novela para sí.

El periodo histórico que abarca la obra comprende desde poco antes del matrimonio de la infanta con Antonio de Orleans, Duque de Montpensier, hasta su muerte. Una vida, la de María Luisa de Borbón, plagada de desgracias. En este sentido, me han gustado, especialmente, aquellos pasajes dedicados a María de las Mercedes. La que fue la sexta hija de la pareja contraería matrimonio con Alfonso XII a quien dejaría completamente desolado tras su partida: María de las Mercedes falleció cinco meses después del desposo, con tan solo 18 años. La pareja quedaría inmortalizada para siempre en la famosa película protagonizada por Vicente Parra y Paquita Rico.

España. Francia. Portugal. La agitada vida política de la época marcó a María Luisa Fernanda de Borbón, quien tuvo que hacer frente también a la herencia que le dejó su padre, el absolutista Fernando VII, y también con su hermana, la reina Isabel II, pues una era el día y la otra la noche, y la rivalidad entre ambas siempre pareció estar presente.

Antonio Susillo es uno de los seres queridos por la infanta que sufre el inofortunio de esta, pues convencida está María Luisa Fernanda de Borbón en que su familia y, el palacete del que hicieron su residencia, el Palacio de San Telmo, están malditos.

Isabel II no corrió mejor suerte que su hermana. Basta recordar que contrajo nupcias con alguien a quien nunca amó y por el que no sintió otra cosa que animadversión... Dicen que sus males comenzaron cuando se unió a Francisco de Asís. Un desposamiento que generó mil coplillas y que dio lugar a aquellas láminas satíricas llamadas Los Borbones en pelota. Destronada, conocida como la Reina de los Tristes Destinos, como se refirió a ella Benito Pérez Galdós, su sino también quedó truncado.

Esta parte, la histórica, es la que más me ha gustado de la novela, aunque la mezcla de tiempos verbales y los cambios en la voz narrativa, pasa de tercera a primera persona, me han dificultado el seguimiento de los hechos. A esto se suma una prosa elaborada, en ocasiones en exceso. Pese a que esta forma de narrar le imprime a la historia ese aire de otro tiempo, ayuda a trasladarse al siglo XIX, esto hace que la novela tenga un ritmo más bien pausado. La pluma de Robles es muy descriptiva, se detiene en los detalles, y la historia no fluye con toda la soltura que podría; el ritmo es irregular.

En síntesis, creo que Robles, no cabe duda, ha realizado una labor de investigación encomiable, pero falla, desde mi punto de vista, en el planteamiento.

Esta es una obra que gustará a los amantes de la Historia de España, pues estamos más bien ante una original y trabajada biografía sobre uno de los personajes más relevantes de la Corte Chica, una infanta que tenía el mismo poder que una reina, no en vano estuvo a punto de serlo...

DATOS DEL LIBRO
Título: La maldición de los Montpensier, de Francisco Robles
Editorial: Algaida
Año: 2016
ISBN: 9788490676882
Número de páginas: 397