Juegos, inocentes juegos, de Ricardo Gómez

04 marzo 2014

Sebastian, sin tilde en la "a", es un joven de dieciséis años tímido y algo introvertido. Marcado por la ausencia de su padre y por la muerte de su hermana, ve en los videojuegos un magnífico refugio. Pese a lo que pueda parecer, es un chico bueno, honesto, amigo de sus amigos y que quiere, por encima de todas las cosas, a su madre, a quien se siente injustamente atado, pero sin la que no podría vivir.

Su afición a los juegos le ha llevado a ganar dinero: prueba nuevos productos, casi todos videojuegos militares, y recibe una suma por cada partida en la que sale victorioso. Digamos que hay dos "Sebastian", el real y el virtual. Sin embargo, lo que el protagonista no sabe es que su álter ego que pilota aviones y dispara mata en realidad, es decir, que lo suyo son más que juegos.

Y esta es la principal baza de la novela con la que Ricardo Gómez se alzó con el XIII Premio Alandar: el lector conoce lo que hay tras la pantalla, sabe que Sebastian está matando a personas inocentes, y eso es lo interesante, pensar qué haría el protagonista si lo supiera, ver cómo su vida, la de un chico normal y corriente sigue su curso, mientras que a miles de kilómetros la gente es asesinada impunemente, porque sí.

En el libro, por un lado tenemos a Sebastian, que nos cuenta directamente cómo se introdujo en el mundo virtual y cómo son su familia y amigos. Por otro lado, tenemos a un narrador en tercera persona que nos sitúa en la base militar, desde donde controlan los movimientos del personaje principal y le envían misiones haciéndolas pasar por juegos normales y corrientes. En tercera persona conocemos también al poblado que está siendo atacado. Estos últimos capítulos, aunque son iguales de breves que los otros, están señalados además, con otra tipografía, una letra cursiva.

Sin duda el planteamiento es llamativo, es una trama que da que pensar, y que a mí me ha recordado mucho a El juego de Ender, de Orson Scott Card, pues ambas obras guardan una gran similitud, por eso, aunque es original, no me ha sorprendido tanto como cabría esperar.

La novela está bien escrita, y las páginas se pasan volando; es ágil a pesar de sus diálogos en estilo indirecto, y no cuenta con un final al uso, pero resulta muy coherente, es un "desenlace" perfecto que invita aún más a reflexionar. Juegos, inocentes juegos es un libro recomendable, muy interesante para trabajar en clase con alumnos a partir de los catorce años.

Por cierto, otro premio Edelvives que me gustó y me sorprendió fue El juramento de los Centenera, de Lydia Carreras de Sosa, libro que leí en 2009, y que aún recuerdo. 

14 comentarios

  1. Mmm seguramente acabe cayendo porque me llama la atención bastante.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. En este caso no me atrae mucho el argumento. La dejaré pasar
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre viene bien dejar libros pasar... ;).

      Eliminar
  3. No tiene mala pinta. Lo dejó ahí en la listita de pendientes tan larguita que tengo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, puedes darle primero una oportunidad a "El juego de Ender", aunque este es más cortito y menos profundo, así que si no estás muy segura... mejor este ;).

      Eliminar
  4. Vida real o virtual??? Hasta qué punto uno es capaz de darse cuenta en el mundo en el que está??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de las cuestiones que plantea la novela: ¿hasta qué punto influye lo virtual en nuestras vidas? ;).

      Eliminar
  5. Pues no conocía este libro, si dices que te ha recordado a El juego de Ender tendré que plantearme leerlo, además de eso de realidad y virtual me resulta curioso.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. nesecito saber cual es el nombre de la mama de sebastian

    ResponderEliminar