El juego de Ender, de Orson Scott Card

25 febrero 2014

La Tierra está amenazada por los insectores, extraterrestres con forma de bichos y gran inteligencia. Los hombres se preparan para la guerra. Llevan años recluyendo a niños para entrenarlos en el arte de la batalla. Ellos son su única esperanza. 

Ender es uno de esos críos. Es el tercero de tres hermanos brillantes. Los niños son experimentos. Normalmente a las familias no se les permite tener tres hijos, pero sus hermanos resultaron excelentes, aunque uno muy violento y otra demasiado sosegada, por eso nació Ender, para ver si el tercero era igual de listo, pero más equilibrado.

El protagonista es un chico que ha crecido, como el resto de niños, con un chip, un dispositivo a través del cual lo han vigilado para saber si él podría ser un soldado válido para la batalla. Ender, que en realidad se llama Andrew, es tímido y muy observador, que se desvive por su hermana, Valentine, y que teme muchísimo a su hermano mayor, Peter.

Desde la Flota Internacional, la organización militar de carácter mundial, ven pronto que el chico tiene un grandísimo potencial, así que lo reclutan, y se lo llevan a la Escuela con apenas cinco años. La Escuela es una nave situada en el espacio que viene a ser una academia durísima.

Esto es, lectores, el argumento de El juego de Ender, de Orson Scott Card, un clásico de la ciencia ficción moderna que no podía dejar pasar.

Me ha llamado mucho la atención que los niños soldados, porque de eso hay mucho en esta novela, no se comportan como tales, es decir, muestran una madurez pasmosa. A mí no me ha molestado, pero entiendo que pueda resultar poco creíble a algunos lectores.

Por otro lado, el libro se detiene en exceso en la parte del adiestramiento, y hay escenas que me han resultado difíciles de imaginar, en especial, los entrenamientos en gravedad cero. Las peleas cuerpo a cuerpo con pistolas especiales no son lo único curioso, los soldados juegan en tabletas digitales, además tienen simulaciones la mar de reales. ¡Y pensar que la novela se escribió allá por los setenta!

Pronto Ender será el alumno más aventajado, y pasará de ser un simple recluta a estar en la posición más elevada. Tendrá algún que otro amigo, pero muchísimos enemigos: él, ya acostumbrado al bullyng, sufrirá aquí un acoso continuo que se llevará al extremo: hay escenas duras, inesperadas.

Sí me ha gustado la sociedad en la que se desarrolla la acción, aunque he echado en falta un poquito más de desarrollo, pues los aspectos políticos no me han quedado del todo claros. Los diálogos también merecen la pena, sobre todo aquellos en los que Ender se cuestiona si los insectores realmente existen, si se están entrenando para luchar contra ellos o para controlar una posible revolución de los humanos. 

Y es que no hay libertad de ninguna clase. Los niños son casi arrebatados a las familias para combatir. La raza humana debe aniquilar a aquella otra con la que, por cierto, nunca jamás ha intentado hablar: esto es, ni más ni menos, que la supervivencia de una raza a base del genocidio de la otra. En este caso, la realidad no se aleja tanto de la ficción. La novela no resulta ajena, y eso, de verdad, da miedo.

A aquellos que tienen el control no les importa más que el fin, no los medios. Con Ender harán lo que deseen, no le darán la opción de elegir, lo aislarán y lo pondrán en situaciones extremas, manipuladas al máximo, para sacar de él lo mejor y lo peor, tanto que el protagonista temerá convertirse en aquello en lo que más odia, su hermano Peter, un monstruo en potencia.

En la nave hay niños de todas las nacionalidades, y en este sentido me llama la atención que el español sea uno de los más malos que hay a bordo. No sé si su nacionalidad la cambian en función del país en el que se haya traducido la novela, pero es algo que me ha parecido curioso. También es llamativo el hecho de que solo aparezca un personaje femenino en la nave, claro que Valentine, la hermana del protagonista, compensa, en cierto modo, el desequilibrio.

Se profundiza, especialmente, en el personaje principal, en sus luces y sombras. Estamos ante un protagonista que resulta oscuro, pero que no deja de ser un niño que habla como un anciano. Me ha gustado cómo evoluciona; es un personaje redondo que pierde la inocencia a base de golpes emocionales y físicos. El poder conlleva soledad, para Scott Card.

La historia está narrada en tercera persona, y cada capítulo comienza con una conversación, un diálogo que gira en torno a Ender y que mantiene Graff, uno de los coroneles que supervisan al chico, con alguien más, pero del que se desconoce su identidad.

Por cierto, El Juego de Ender es el primero de una saga de cinco, pero hay otros tantos libros más que giran en torno a este mundo, y eso que este libro tiene un final cerrado. En cuanto a ese desenlace, sin duda sorprende. El giro que se produce en las páginas finales de la novela es acertadísimo y sorprende.

En cuanto a la edición, la mía, de 2005 y en bolsillo, es muy manejable, pero cuenta con faltas ortográficas y de traducción importantes. Desconozco si Ediciones B la corrigió en tiradas posteriores, la verdad.

La distopía no es algo nuevo, ni muchísimo menos, es una corriente literaria que ha vuelto pisando fuerte gracias a libros como Los Juegos del HambreQuizá porque he leído ya varios libros de este tipo, esta novela no me ha impactado tanto como pensaba. Sin embargo, con todo y con eso os la recomiendo. Merece la pena conocer a su protagonista, un niño grande, además transmite un mensaje importantísimo desde un punto de vista crítico: la libertad del individuo y unos medios, más que cuestionables, para conseguirla.

24 comentarios

  1. Tengo la reseña pendiente, me gustó, aunque quizás no tanto como esperaba. Es lo que tienen las expectativas... 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tizire, pues ya somos dos. Yo creo que se debe a que hemos leído otras distopías, pero esta es original, a pesar de que han pasado muchos años desde su publicación: imagino perfectamente el impacto que causó en su día ;). Un abrazo.

      Eliminar
  2. A mí fue un libro que me sorprendió gratamente, me encantó el personaje de Ender, su manera de pensar y sus emociones, al igual que los otros niños de la escuela de batalla. Los entrenamientos también me gustaron, creo que están muy conseguidos además de la originalidad en gravedad cero. En cuanto al final, no me esperaba ese último giro pero aun así entiendo el por qué y tiene bastante sentido.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Sí, soy de Málaga pero nunca he ido a ninguna quedada, ni siquiera me he enterado! Lo cual es normal ya que no tengo tantos seguidores y a veces estoy algo ausente... Pues si puedes avisarme por twitter estaré encantada ir, no conozco a casi nadie de aquí que sea blogger y sería una experiencia. Muchas gracias! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, merece la pena conocer a Ender, es un personaje muy bien trabajado. El libro original es un rato, teniendo en cuenta que es de la década de los setenta, la verdad.

      Por supuesto que te avisaremos si volvemos a quedar ;). ¡Es una agradable sorpresa descubrir que cada vez somos más los blogueros de Málaga!

      Eliminar
  4. Este libro me gustó muchísimo, sobretodo el personaje de Ender que logró conquistarme. Además el final, tal como dices es muy sorprendente, no me lo esperaba para nada! Es cierto que no se explica mucho sobre la situación política de la Tierra, al ser una saga de más libros es posible que en las continuaciones se explique más a fondo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siwan, la verdad es que no había caído en eso que dices, es posible que se explique más en los siguientes libros, pero tal cual tiene el final, puede considerarse autoconclusivo, la verdad. Aún no sé si leeré el resto de la saga, temo que sea demasiado parecido todo, es la sensación que tengo. Un abrazo y gracias por tu comentario ;).

      Eliminar
    2. El resto de libros no los aconsejo. Suelen decepcionar. La verdad es que la siguiente "La voz de los muertos" es una buena novela de ciencia ficción, ganó de nuevo los dos premios más importantes de ciencia ficción (el Nebula y el Hugo) al igual que con "El juego de Ender" lo cual no había hecho nadie. El problema es que es menos juvenil, y se desarrolla de una forma completamente diferente. De ahí que la gente que busque más de lo mismo se va a decepcionar. Sin embargo, la evolución de los personajes, los enfrentamientos dialécticos y la originalidad maraca de la casa del autor están presentes. La crítica especializada así lo entendió.

      Eliminar
    3. Gracias, Bruno ;). Pues seguiré tu consejo, porque además tiene un final cerrado. No obstante, me apunto "La voz de los muertos" para un futuro, no la descarto.

      Ahora quiero ir a por otros clásicos que tengo pendientes, como "1984" y "Farenheit 451": es uno de los propósitos lectores que me he planteado este año. ¿Sumas alguno más a mi lista?

      Un abrazo.

      Eliminar
    4. "1984" y "Farenheit 451" son dos libros indispensables en la ciencia ficción. A mi me gustaron, sobre todo el segundo, pero no sé si los recomendaría porque puede ser una lectura a veces pesada según lo que acostumbres a leer ("1984" es por momentos agobiante por la trama). Si los lees verás que "Los juegos del hambre" toma algunas de sus ideas, por ejemplo, ya que he visto que te gustó ese libro, pero no son sin duda novelas destinadas a un público "juvenil".
      De ciencia ficción recomendaría "Dune", y a me gustaron también "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?" (Hay un cómic superchulo con el texto íntegro) e "Hyperion".

      Eliminar
  5. Parece interesante, pero por el momento tengo muchas lecturas pendientes así que en todo caso más adelante tal vez me animo a leer el libro^^

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dale una oportunidad Claudiettha: ¡merece la pena! ;).

      Eliminar
  6. Me gusta muy poco este género, aunque tu reseña me ha parecido interesante. ..pero no creo que lo lea, de todas formas gracias por el aporte. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí el género tampoco me suele atraer, pero este no lo podía dejar pasar.

      Eliminar
  7. No es un género que me guste mucho, pero a este libro le quiero dar una oportunidad.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, como ya te he comentado en la entrada de "Juegos, inocentes juegos", si ambos te atraen, empieza por este. Un beso.

      Eliminar
  8. No es de lo que acostumbro leer pero cada vez que voy a la librería mi guiña el ojo, tendré que traerlo a casa, saludos y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  9. Aunque la novela tiene ya su tiempo, hasta ahora no me había parado a leer una reseña sobre ella. No soy muy dado a la ciencia ficción pero este título sigue picando mi curiosidad. Además, desde hace algunas semanas lo tengo en casa. Por cierto, gracias a esta entrada he descubierto que es la primera entrega de una saga. Siempre he pensado que era una novela independiente, pero ahora veo que no, a pesar de su final cerrado. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya que lo tienes, Jesús, léelo. Ya verás como te gusta. No es una novela de ciencia ficción al uso, la verdad (y eso que no he leído muchas); su mensaje merece mucho la pena, y el protagonista es de esos que recuerdas. Un abrazo.

      Eliminar
  10. La tengo pendiente hace tiempo...y mira que no quiero ver la peli antes de leerla....a ver si me pongo!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la película la tengo pendiente, a ver si estos días la veo ;).

      Eliminar
  11. Yo siempre pensaba que los libros de ciencia ficción eran libros con naves espaciales y monstruos de otros planetas como en Star Wars, lo cual no me atrae en absoluto. Sin embargo, hay libros como el Juego de Ender en el que que ves que el tema puede ser muy entretenido, de calidad, y para nada infantil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosa apreciación: yo también pensaba que los libros de ciencia ficción eran eso, robots, naves espaciales... ¡Malditos, prejuicios ;)!

      Pero es mucho más. "El juego de Ender" es un libro recomendable incluso para aquellos a los que el género no les atrae demasiado, la verdad: la prueba soy yo, que no es algo que me llame mucho la atención, y aún así lo he disfrutado bastante (aunque la parte del entrenamiento es un pelín pesada, ahora original... es un rato).

      Eliminar